Bienvenidos Plus-Chespirito

El chavo del ocho, capitulos del chavo, Chespirito, el chavo, el chavo del 8, todos los capitulos del chavo del ocho. Para todos a los que les gusta esta gran serie... Disfruten de http://pluschespirito.blogspot.com

Quico

Quico – Carlos Villagrán

Es el hijo de Doña Florinda, un niño envidioso, mimado y de cachetes mullidos que causa sin embargo simpatía.

Carlos Villagrán se fue en el ’78, según él echado por un envidioso  Gómez Bolaños y respaldado por Ramón Valdez. Tiene 61 años y aún sigue haciendo el personaje de Quico; tuvo una serie de programas de televisión con el mismo personaje ligeramente modificado y luego inició El Circo de Kiko, con el que recorre toda Latinoamérica. Hace  poco estuvo en Argentina


Quico
Su nombre es Federico, pero no le gusta que lo llamen de esa manera, ya que las pocas veces que lo hacen es cuando están enojados con él.
Tiene 9 años de edad. Es el mejor amigo del Chavo, vive en el apartamento #14 junto con su mamá Doña Florinda. Es un niño muy apretado y envidioso, que siempre está con alguno de sus juguetes y que siempre espera con ansias su pelota cuadrada.
Antes de realizar alguna acción, se prepara poniéndose un poco de saliva en sus dedos y los lleva hasta sus orejas.

Vestuario
Lleva un vestido de marinerito color negro con una corbata roja y un  sombrero de
colores, sus medias son amarillas y usa zapatos blancos; el traje es en honor a su padre que era marino y que ahora descansa en pez.

Sobrenombres
Cachetes de marrana flaca
Cachetes de toronja de a peso

Frases
Chusma, chusma...!
Ay, ya cállate, cállate, cállate que me desesperas!
Me doy!
No me simpatizas!

Al principio, combinaba su carrera de actor con el trabajo de periodista  de un periódico mexicano de tirada nacional, en el que estuvo  cubriendo las olimpiadas de 1968. Durante este tiempo interpretaba a  "Pirolo", papel que le llevó a la fama y apodo por el cual aún se le conoce.

Sin embargo, no fue "Pirolo" el papel que marcó su carrera. En 1973, su amigo Rubén Aguirre (el "profesor Jirafales" en la serie El Chavo del Ocho), le invitó a una fiesta que celebraba en su casa. En esta fiesta, Carlos infló sus cachetes e interpretó un pequeño número  cómico. Rubén decidió presentarle a Roberto Gómez Bolaños ("Chespirito") y este al ver al "cachetón" personaje decidió meterlo en  la serie infantil "El Chavo del Ocho" para interpretar el papel de su vida: "Quico". Un niño mimado, vestido de marinerito, con los cachetes inflados y cuya frases favoritas eran: "¡no me simpatizas!", "¡me doy!"  Cállate, cállate, cállate que me desespeeee...ras!! y "¡Chusma, chusma...!".

Durante la década de 1970 trabajó también en otras dos series de  televisión de Roberto Gómez Bolaños. "Chespirito" y "El Chapulín  Colorado". Las tres series tuvieron éxito internacional, incluídos países de habla no hispana.

Su personaje más célebre
"Quico", luego llamado "Kiko" por problemas legales con el nombre,  representa un niño vestido de marinero de 9 años, mimado y envidioso, grosero con sus amigos, pero con un gran corazón cuando la ocasión lo amerita. Su verdadero nombre es Federico. Como la  mayoría de personajes creados por Roberto Gómez, se caracteriza por su torpeza e ingenuidad. Es el hijo único de doña Florinda (Florinda Meza) y perdió a su padre, un marino, en un naufragio.

La parte cómica que le impregnó a su personaje (y de su creación  personal), es la cantidad de gestos y expresiones curiosas propias que le valieron un sitial muy destacado en el programa.

El último programa con Quico
En 1978, Roberto y Carlos establecieron una batalla legal por los derechos del personaje "Kiko", cuando éste decidió abandonar la serie pero no el personaje.

De todos los actores que renunciaran al elenco, la de Villagrán fue la más polémica, y nunca esclarecida en su totalidad. Luedo de salir al aire dos episodios del Chavo del Ocho, y uno del Chapulín Colorado en Acapulco a finales de 1978, deja de ser parte del programa en forma definitiva, por una decisión personal.

Dichos episodios referidos tienen la memorable curiosidad de que allí fue la única vez que se reunió la totalidad de los actores del elenco original en un solo capítulo. Sólo en la filmación de El Chanfle,  estrenada al año siguiente, participaron todos ellos, pero en papeles distintos al programa. También fue la única vez que el Chavo del Ocho se filmó en exteriores. Nada presagiaba problemas a lo interno.

Sin embargo, y como otra curiosidad, estos episodios, (que para muchos fue el principio del fin de El Chavo del Ocho), no fueron los últimos filmados con Carlos, sino que esta saga se grabó y se reservó al final de la temporada de 1978 como una especie de despedida hacia él.

Resulta profética la frase final del Chavo al final del segundo programa de Acapulco “-Buenas noches vecindad”.

La serie solo sobrevivió como programa semanal una temporada más (1979) a la partida de Carlos y a la posterior (solo unos meses después) de Ramón Valdés, quien se fue años despues a trabajar con su compañero y amigo en un proyecto similar fuera de México, aunque actuaria fugazmente de nuevo con Roberto Gomez en 1981 La  introducción de nuevos personajes en el elenco y sacar la serie del entorno habitual de la vecindad no evitaron la notable disminución de la tele audiencia ni avivaron su interés. Gomez mantuvo la producción del Chavo del Ocho como parte de su serie "Chespirito" por 11 años más, hasta 1992 cuando lo cancela definitivamente.

La polémica salida de Quico
Declaraciones posteriores de Villagrán, de sus fans e incluso una parte importante de la prensa, lo atribuyen a celos profesionales de Roberto Gomez, en virtud de que el presonaje de Kiko era el más popular y divertido de la serie. Era frecuente que las conferencias de prensa se enfocaran en Carlos Villagán y que lo invitaran a grabar 
discos y publicidad con su papel habitual.

Además rumores nunca confirmados, involucran a Villagrán en un triángulo amoroso con Florinda Meza, que a su vez mantenía una relación sentimenal de varios años con Chespirito.

Según la versión de Gomez Bolaños fueron simplemente diferencias profesionales irreconciliables, y que él en ningún momento pretendió ser el centro de atención del programa. De hecho habían episodios en los que su personaje de El Chavo era más bien secundario. Nunca se refirió a problemas de otra índole que causaran escándalo y siempre afirmó que más bien fue Carlos el que renunció a seguir.

Sea como sea, Villagrán fue vetado por el uso del nombre y el personaje, por lo que decidió emigrar a otros países representando su mismo papel.

Otros programas

Carlos no volvió a interpretar otro personaje bajo la direcciòn de Chespirito para la TV, aunque por contratos adquiridos previamente,Villagrán apareció en 1979 con el papel de "Valentino" en la película "El Chanfle". Escrita y protagonizada por Chespirito y que fue dirigida por Enrique Segoviano. Sería la última vez en la que actuarían juntos.

Más tarde, trabajó en Venezuela en varios programas: "El Niño de papel" (1981), "Kiko Botones" (1981). "Federrrico" (1982), "Las nuevas aventuras de Federrrico" (1983) y "El circo de monsieur Cachetón". 
Estas series no tuvieron el mismo éxito que "El chavo".

La empresa mexicana Tele-Rey, le ofreció en 1987 la serie "¡Ah, qué Kiko!". Chespirito no pudo evitar que usara el nombre del personaje en la nueva serie porque el nombre se escribía de otra manera. Por otro lado, no duró mucho tiempo debido a la inesperada muerte de su compañero de trabajo Ramón Valdés, quien había sido su compañero  también en las otras series de Chespirito.

Después, Carlos fundó un circo (como muchos de sus otros compañeros de serie). "El circo de Kiko", que llevó por varios países de Latinoamérica.

La reconciliación

En el año 2000, en un especial de El Chavo del Ocho, se logró la reconciliación entre Carlos Villagrán y Roberto Gómez Bolaños después de 22 años. Esto fue una noticia muy agradable y entrañable para todos los presentes en el aniversario (que eran todos los 
personajes de la serie menos Ramón Valdés fallecido el 1988, al cual se le hizo un homenaje y a Angelines Fernández, que falleció en 1994.

Actualmente, se encuentra radicado en el barrio de Palermo Soho de la ciudad de Buenos Aires, Argentina y va viajando por Latinoamérica con su circo.

Roberto Gomez ha establecido batallas legales con los antiguos actores del Chavo del Ocho para evitar que usen los personajes del programa sin su consentimiento. Ésta es una de las razones por las que Villagrán se mudó a dicho pais, donde puede usar el nombre de Kiko ya que Chespirito no tiene derechos de autor en Argentina.